Principales plagas y enfermedades de los rosales

Las rosas son una de las flores favoritas de muchas personas, y es que desde la antigüedad han sido las encargadas de representar el amor, la belleza y el cariño. Con un aroma inigualable y una belleza indiscutible, los rosales son capaces de alegrar cualquier espacio, pero como cualquier planta, también son susceptibles de ser atacados por ciertas plagas o enfermedades.

Para evitar que tus rosales enfermen o se vean dañados por culpa de ciertos insectos, te presentamos las plagas y enfermedades más comunes en rosales.

como evitar las plagas de los rosales

Oidio

Este tipo de hongo que suele aparecer en primavera y otoño, especialmente en los rosales que crecen en terreno seco, cubre con una fina capa de polvo tanto las hojas como las flores, por lo que identificarlo es muy sencillo.

Prevenir su aparición es fácil, simplemente deberás asegurarte de que el suelo cuente siempre con cierto grado de humedad, tratar tu rosal con un fungicida que evite la aparición de esta plaga tras la poda invernal y seguir las indicaciones del fabricante del producto fitosanitario que hayas escogido.

Pero… ¿qué hacer si tu rosal tiene Oidio? Poda las partes afectadas y aplica un fungicida para evitar que se extienda por el resto de la planta.

Mancha Negra

Este hongo suele aparecer cuando las temperaturas son suaves y hay humedad. Identificar su presencia es fácil, verás cómo en las hojas de tu rosal aparecen manchas negras que van aumentando de tamaño, el resto de la hoja va modificando su color por una tonalidad amarilla y finalmente se cae.

Para tratar tu rosal si sufre mancha negra, tendrás que quitar las hojas afectadas y aquellas que ya han caído al suelo y tratarlo con un producto específico, como podrían ser el óxido de cobre o la equisetonina.

Roya

Detectar este tipo de hongo no es complicado, ya que cuando aparece provoca manchas amarillentas en las hojas del rosal, especialmente en aquellas ubicadas en la parte más baja de la planta.

Los motivos que hacen que aparezca esta plaga suelen ser la humedad o las temperaturas. Si quieres prevenir que tu planta se vea afectada por esta plaga, una de las cosas que deberás hacer es quitar de tu rosal las hojas que se han caído, ya que en ellas hibernan las esporas de este hongo que lo atacarán y debilitarán principalmente en primavera.

Pulgón

pulgon principal plaga de los rosales

Verdes o marrones, son una de las plagas más comunes en todas las plantas y los encargados de debilitar el rosal y deformar tanto sus hojas, como sus flores, ya que se alimentan de la sabia y atacan principalmente a los brotes jóvenes.

Además de poder identificar el pulgón de manera visual, un síntoma de que tu planta padece esta plaga es la presencia de hormigas.

Araña Roja

Tras el pulgón, podríamos decir que la araña roja es la segunda plaga más habitual en los rosales. De reducido tamaño y con la posibilidad de ser rojo, cobre, blanco o negro, este ácaro al igual que los pulgones se alimenta de la savia de la planta.

Para evitar su aparición deberás tratar tu rosal con azufre, pero en el caso de que la araña roja ya esté presente en tu flor, deberás aplicar los tratamientos adecuados.

Mildiu

mildiu plaga rosal

Si tu rosal está más débil y cuenta con manchas de tonalidades púrpuras y blanquecinas que se van volviendo paulatinamente más oscuras, hasta que la hoja del rosal cae, tu planta tiene una plaga de Mildiu.

Los motivos que pueden llevar a la aparición del Mildiu son desde mucha humedad, hasta poco viento o temperaturas medias. Evitarlo es sencillo, solo necesitarás fungicidas y tratarlo tampoco tiene gran complejidad, tendrás que podar las partes afectadas y aplicar un tratamiento específico.

Falsa Oruga

La falsa oruga del rosal es la larva del Arge rosae, un tipo de avispa que es también conocida con el nombre de mosca del rosal. Amarillas y con puntos negros, estas larvas se alimentan de las hojas, pero cuentan con el tamaño suficiente para que puedas eliminarlas con la mano en caso de verlas, aunque lo más efectivo para garantizar su desaparición total es el uso de productos específicos.

Si detectas que las hojas de tu rosal comienzan a cambiar de color, caerse o la planta está más débil, es posible que sufra alguna de estas plagas. En el caso de que no sepas identificar cuál es el problema de tu rosal o tengas dudas acerca de qué producto utilizar, ven a vernos a una de nuestras floristerías en Barbastro y Monzón y te ayudaremos a encontrar la solución a los problemas de tu planta para que vuelva a destacar por su belleza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =