Pezqueñines sí, gracias.

Los guppys son peces ideales para iniciarse en el hobby del acuario.

Fáciles de mantener, tranquilos en la convivencia, muy variados en colores y formas, y campeones en reproducción.

guppis2

 

El Poecilia reticulata tiene varios nombres comunes. Guppy es el apellido de uno de los naturalistas de mediados del XIX que lo investigó y le ha quedado como apodo. También lo llaman lebiste por otro intento de clasificación, y pez millón dada su capacidad de multiplicarse. Guppy para los amigos.

La gran variedad de colores de los que disfrutan esta clase de peces hace que los aficionados  los coleccionen como si fuesen cromos en el álbum del acuario.

La verdad es que captan la atención por sus tonos vivos,  atigrados o de leopardo y con reflejos iridiscentes. La paleta es cada vez más atractiva: desde rojos y anaranjados encendidos a frescas mezclas de amarillos y verdes, o tonos metálicos plateados, grisáceos, azules y ahumados.

guppis4

Características

Las aletas caudales tienen aspecto sedoso y algunas dorsales parecen mechones de pelo.

Los cruces han desarrollado caudales en forma de espada sencilla y doble, en abanico y triángulo, de punta de flecha o redonda.

Las hembras son menos coloridas pero más grandes: hasta ocho centímetros frente a los tres o cuatro de los machos. A ellos se los reconoce también por la aleta inferior en forma de tubo, el gonopodio, su órgano reproductor.

Los guppys son sociables y se pueden mezclar con otras especies comunitarias, salvo las muy territoriales, como bettas, barbos sumatranos, escalares y cíclidos. A los tres meses los machos empiezan a acosar. Para evitar que las hembras se estresen, conviene que haya al menos tres por cada macho en el acuario.

Reproducción

Su comportamiento reproductor es muy singular. Él realiza un cortejo y después expulsa paquetes de esperma que la hembra recoge. Es fácil reconocer la gestación porque el pez engorda mucho y muestra una mancha cerca del ano. Cuanto más grande y oscura, más próximo está el alumbramiento.

Estos peces son ovivíparos ya que los huevos maduran y eclosionan en el interior de la madre, que expulsa los alevines completamente formados. Alumbran de una sola vez o a plazos durante varios días. Un ejemplar sano puede poner de 20 a 70 alevines.

Tras el alumbramiento, el carácter tranquilo de los adultos puede cambiar y hasta la madre se comería sus crías. Se la debe separar en una paridera y cuando alumbre devolverla al acuario.

 

FUENTE: http://www.verdeesvida.es/mascotas_6/guppys:_pezquenines_si-_gracias_22

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

12 + dos =