Riego automático: el agua en su justa medida.

Con un sistema de riego automático podrás disfrutar de un huerto o jardín sin dedicarle tanto tiempo a regar y con  un gasto de agua eficiente.

riegos9

Ventajas de un sistema de riego automático.

La primera y principal ventaja del riego automático es que aporta la cantidad de agua que necesita cada planta, de forma localizada y con la periodicidad adecuada.

El coste de la instalación es pequeño y se amortiza enseguida con el ahorro de agua.

RIEGOPORGOTEO 

Los sistemas de riego son varios.

Uno de ellos es el riego por goteo. Sirve para las zonas de árboles o arbustos, los parterres de flores, las macetas de una terraza,o las hortalizas de un huerto planta por planta. Al aportar agua en un punto exacto evita la proliferación de malas hierbas. Al no mojarse las hojas previene la aparición de enfermedades por hongos.

Los microaspersores,  emiten el agua a bajas presiones y en forma de lluvia fina. Frente al goteo aporta un mayor caudal de agua y permite hacer riegos más profundos y menos frecuentes.

Los aspersores y difusores, proyectan el agua a varios metros de distancia, por lo tanto son adecuados para espacios grandes como praderas de césped. Los hay de diferentes presiones, caudales y ángulos de riego.

Para la instalación de cualquiera de estos sistemas de riego automático se necesita un programador, una electroválvula, regulador de presión, filtro, tubería y enlace y emisores.

 

 

 

Fuente texto: Revista verde es vida.

Fuente imagenes:                                                                                                                                                          http://3.bp.blogspot.com/-nDGxo9rnTDs/T5WQ2DdvDkI/AAAAAAAABqM/sfIge2Osn5I/s1600/DSC07925.JPG

http://2.fimagenes.com/i/3/4/be/am_79225_2366726_690276.jpg

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno + cinco =