La rosa del desierto

Una curiosa planta nativa de África.

 

La rosa del desierto (Adenium Obesum)  es una curiosa planta nativa del África subsahariana y la península Arábiga.

Tiene un tallo exageradamente abultado para las dimensiones de la planta. Sus delicadas flores tienen forma de trompeta. Puede alcanzar entre 1,8 y 2,5 metros, pero en macetas, su forma de cultivo habitual, el tamaño es mucho más pequeño.

También se utiliza para bonsais. Puede vivir al aire libre siempre que sea en zonas que no sean habituales las heladas. Tolera la sequía. Es de fácil mantenimiento.

DESIERTO-1

En su medio natural, estas plantas parecen pequeños baobabs, con sus obesos troncos en forma de botella y sus cortas ramitas, apenas rematadas por ramilletes de flores u hojas.

Las flores pueden ser rojas, fucsias, rosadas o casi blancas, en muchas ocasiones con degradados de color. La época de floración es el verano.

DESIERTO2

Esta planta la puedes cultivar en tu terraza  mientras haga calor pero en cuanto baje la temperatura a 12ºC tienes que ponerla en el interior. Necesita pleno sol o mucha luz.

El sustrato debe ser suelto, arenoso o pedregoso, bien drenado y fértil, neutro o alcalino. Riego  escaso en general; moderado en el periodo de crecimiento, dejando siempre que el sustrato se seque entremedias, y casi inexistente en otoño-invierno.

Debes abonarla en primavera  para estimularle la floración del verano.No es una planta proclive a las plagas y enfermedades, excepto si el sustrato se encharca o el ambiente es húmedo y frío, lo que favorece la podredumbre del tallo y manchas por hongos en las hojas.

 

FUENTE: Revista verde es vida.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciseis − uno =